diumenge, 15 de novembre de 2015

A cinc minuts del Bataclan

El primer cop que vaig sentir a parlar de l'11ème arrondissement va ser fa gairebé quatre anys, quan la meva companya em va dir on vivia. Entre Bastille i el Père Lachaise, em va dir, i així l'he anat presentant des de llavors als meus amics. En aquests darrers quatre anys l'he anat descobrint, des de de la rue Charonne fins al Canal Saint Martin, un 11ème ple de bars, de restaurants, de terrasses atapeïdes de petites taules rodones i cadires recolzades a les façanes.

Que difícil és parlar de geopolítica quan el que tens al cap no són xifres sinó persones. La clau del #jesuischarlie era ser plenament conscients de no ser-ho. Els per què i els què fer ben intencionats que inunden les xarxes socials queden ridículament eclipsats per tres preguntes molt més concretes: què ha passat, què podria haver passat i què passarà. 

Què ha passat perquè, malgrat no ser-ne víctimes físiques, els atemptats han afectat a persones que estimo. Han vist cadàvers, han vist com netejaven la sang dels carrers, han compartit aquestes hores amb amics i familiars de víctimes físiques. Van morir amb la cervesa a la mà. 

Què podria haver passat perquè a cada conversa apareix inevitablement un podia haver sigut pitjor (per nosaltres, se sobreentén). Perquè sopar un bobun al Petit Cambodge un divendres no és un mala idea, perquè les pizzes de Casa Nostra no són res de l'altre món però de totes formes no ets a Florència.  I si...

Què passarà perquè els atemptats constaten les pitjors pors que teníem, perquè mai vam pensar que viuríem escrutant cada persona desconeguda que ens envolta, cada situació. Perquè el proper cop que em preguntin on viu la meva companya no parlaré ni del Père Lachaise ni de Bastille. A cinc minuts del Bataclan. Sí, quina merda. 

diumenge, 2 d’agost de 2015

Rema cap a Ítaca i calla

El darrer divendres, Enric Hernàndez publicava un polèmic article a El Periódico denunciant la polarització política que s’està produint a Catalunya com a conseqüència del Procés i, molt especialment, la pressió que estan suportant aquelles persones que s’entesten a defugir del blanc i del negre i es mantenen fidels a una extensa paleta de colors i de matisos. Com Hernàndez ja deuria esperar, la resposta que ha obtingut de l'independentisme no és la crítica matisada sinó el rebuig frontal: Hernàndez els estaria acusant de nazis per citar un poema de Martin Niemöller tantes vegades erròniament atribuït a Bertolt Brecht.

Foto extreta de Radio Banyoles
Confrontació Catalana de Rem. Foto de Radio Banyoles.

Es va equivocar citant a Niemöller. No perquè suposi identificar l’independentisme i el nazisme, al cap i a la fi aquest poema s’ha utilitzat tantes vegades (també per independentistes) per denunciar altres persecucions sinó perquè era innecessari i perquè donava als independentistes una via d’escapament per evitar afrontar el que denunciava Hernàndez. Ens diuen nazis, tanquem files.

La polarització política induïda pel procés no només existeix sinó que sota una la lògica plebiscitària és gairebé inevitable. Independentistes, des de Convergència fins la CUP, porten mesos identificant tothom que no és independentista amb el Partit Popular. Paradoxalment, si ho fan és perquè saben que la majoria dels no-independentistes catalans se senten a les antípodes dels populars. Alguns, fins i tot, han recorregut al “Ser neutral en situacions d’injustícia és escollir el costat de l’opressor” de Desmond Tutu. No cal que digui que els qui posaven el crit al cel per la cita de Niemöller no diuen res quan es compara la situació actual amb l’Apartheid sud-africà.

A Catalunya cada cop hi ha menys espai pels arguments. Els qui creuen que tenen el paradís en terra a tocar a menys de 18 mesos no necessiten arguments sinó fe. Tan convençuts estan de l’existència d’aquest paradís que és comprensible que s’exaltin tant amb qui els la qüestiona. Qui qüestiona no rema i si no remem no arribarem a Ítaca. Amb cada pregunta, amb cada crítica i amb cada matís, estaríem allunyant aquest horitzó en què es generaran llocs de treball, s'escurçaran les llistes d'espera de la sanitat catalana i es construiran escoles i instituts. Alguns, els més civilitzats, no assenyalaran però a aquestes alçades el silenci és tot el que poden oferir. Rema i calla que ja arribem.

dimecres, 5 de novembre de 2014

No escriuré per tu

Cadascú pot votar per qui vulgui, només faltaria. L'Oriol Junqueras pot votar per Lluís Companys, David Fernández pot votar per Guillem Agulló i el fill d'Alfons Comín pot votar pel seu pare. Només faltaria. El meu problema no és aquest, és un altre.




El problema és que una plataforma independentista que té l'enorme responsabilitat d'ocupar un paper cabdal en la societat catalana situï, en un mateix pla, des del President de la Generalitat fins al Salvador Puig Antich. Sí, és cert, uns sostenen una fotografia i un altres són sostinguts però la fotografia sempre acaba cobrint una part de la cara de qui la sosté i tots, sostinguts i sostenedors,  apareixen en blanc i negre. Confondre sostenedor i sostingut. Tot s'hi val? No ho crec.

I més enllà d'això hi ha una preocupació: per què hem de recórrer als sentiments per promoure la participació al 9N? No seria millor explicar les raons per participar-hi? Deia el matemàtic Blaise Pascal que el cor té raons que la raó no comprèn. Es referia a la religió. Mala senyal.

dijous, 28 d’agost de 2014

Cinc peus de pàgina sobre la mort de Peret

Fa prop de deu anys descobria la Rumba Catalana, al cotxe del meu cosí Miquel quan tornàvem d'un concert d'Extremoduro a Badalona. En aquell cotxe, el Miquel em va posar un casset del grup de música que acabaven de crear: Meztuca. Com passa amb gairebé totes les coses bones que es descobreixen a l'adolescència, les reticències inicials es van anar convertint en sensacions agradables. Malgrat haver gaudit i haver-me interessat per la Rumba Catalana, no crec que pugui aportar res de nou sobre l'obra de Peret. Per això em limitaré a escriure cinc peus de pàgina:


1. No hi ha major menyspreu a la cultura que amplificar-ne només aquells aspectes que són funcionals al curtplacisme polític. El que caracteritzà l'obra de Peret no és ni el seu legítim suport a la Consulta ni la seva adhesió a l'Esglèsia Evangelista.  Reduir-la a això demostra fins a quin punt s'és incapaç de valorar-la.

2. Que el món de la cultura prengui partit i es posicioni políticament és natural, saludable i, personalment, ho aplaudeixo.

3. Peret és un dels artistes que més han aportat a la cultura catalana, un dels més representatius cantés en els idiomes que cantés. El nacionalisme català no sempre ha sabut valorar la cultura catalana que s'ha expressat en castellà (que el nacionalisme espanyol hagi actuat de forma simètrica no hauria de ser cap excusa). Una anècdota al respecte: avui Artur Mas ha destacat "la contribució de Peret a la cultura, també a la cultura catalana". Aquest també, inconscient, denota una forma d'entendre la Catalunya i la seva cultura.

4. Un dels motius pels què sóc feliç de dir que sóc català a l'estranger és per la rumba catalana. Molt pocs països tenen un estil musical intergeneracional que ni és aliè ni és folklòric. La seva música és el major compromís amb Catalunya.

5 . Gràcies per tot, Peret.

dimarts, 29 de juliol de 2014

La obediencia, los abrazos, la normalidad y el fracaso: Cuatro observaciones sobre la situación.

El desprecio por la obediencia: Me enorgullezco de que cuando las sirenas empiezan a sonar, me abstengo ostentosamente de ir a un espacio protegido. No es porque sea valiente. Tengo mis temores. Pero la racionalidad no es necesariamente una palabra equivocada. La probabilidad de resultar herido por los "tubos voladores" en Gush Dan es inmensamente inferior a la probabilidad de ser herido por las aceras de Tel Aviv durante los momentos de calma, por no hablar del riesgo de contraer un virus mortal al entrar en un hospital. La probabilidad es tan baja que el hecho de que los israelíes estén respondiendo en masa a las directivas del Comando de Defensa Civil no refleja un medio razonable de protección; más bien, es una expresión de la participación en un carnaval nacional. En mi opinión, toda conformidad ciega con las órdenes de arriba, de cualquier autoridad, es despreciable. Aunque este comportamiento evite un pequeño número de lesiones, me estremezco al ver la alegría con que las masas israelíes se someten a las órdenes que fabrican una dudosa "unión." 


Todo el mundo abraza a todo el mundo: El frente de batalla abraza al frente interno, el frente interno abraza al frente de batalla. Los medios fabrican el drama cuando hay drama, y sobre todo, cuando no lo hay. En mi barrio, estaban recogiendo alimentos para los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel hasta la medianoche de ayer. Espero que la comida llegue hasta la tercera edad, incluyendo a los supervivientes del Holocausto, cuyas despensas no son muchas y a quienes por supuesto apoyaremos siempre. Un periodista que fue miembro de una organización terrorista judía, escribe: "El verano de 2014 se está convirtiendo en el verano de la sobriedad y de la unidad... Frente a tristes noticias y andanadas de misiles, una manifestación enorme y silenciosa ha reunido aquí, codo con codo, a millones de determinados judíos provenientes de todos los campos”. En realidad, la duración de esta unidad es casi tan fuerte como la solidaridad en los mostradores del aeropuerto en Atenas, donde los que abrazan se golpearon entre sí para conseguir un asiento en un vuelo de regreso a Israel. Se trata de una falsa unidad que en realidad no se está poniendo a prueba ahora. Esto no es la Guerra de la Independencia o la Guerra de Yom Kippur. Para la mayoría de los que se están abrazando (aunque no todos, por supuesto), esta guerra es tan estimulante como el peligro de una montaña rusa en un parque de atracciones. Estas son las condiciones de lujo en las que abrazarse y regocijarse. Nadie debe pensar que las próximas guerras de Israel (y es razonable esperar que se produzcan estas guerras ya que estamos atrapados en la garganta de un mundo hostil) se parecerán a esta "guerra." Los que no saben a qué se parece una guerra de verdad, deberían preguntarlo a sus padres y abuelos.

Normalidad: El israelí que abraza también se siente como una víctima. Una de las declaraciones que no puedo soportar es la de que nuestros niños merecen una vida más normal. Para aquellos que se lamentan de la falta de normalidad: tengan en cuenta que para la mayoría de los seres humanos, a lo largo de la mayor parte de la historia de la humanidad, la proximidad de la muerte ha sido una experiencia rutinaria. La vida anormal es en realidad la de Noruega y Nueva Zelanda. Nuestros hijos tienen, en general, una vida bastante buena. La mayoría de ellos recordarán las sirenas como un evento cálido y emocionante. Por lo general, no ven las fotos de los niños en Gaza.

Fracaso: Algunos están hablando de nuestro fracaso por permitir a Hamas desarrollar poderosas capacidades ofensivas. Hamas e Israel tienen interés en aumentar la fuerza de Hamas. Netanyahu no se avergüenza de mencionar en el mismo aliento el lanzamiento de cohetes y los bombardeos sobre Londres durante la Segunda Guerra Mundial. Es cierto que no es razonable permitir disparos continuos sobre Sderot y que las nubes de humo en el cielo de Tel Aviv también son inaceptables. Pero un poco de proporcionalidad en relación a la fuerza de Hamas no haría ningún daño. El pequeño David es el rey de la alta tecnología, el campeón del mundo en las industrias de defensa y tiene la patente de la genialidad judía. El filisteo Goliat utiliza túneles y catapultas, tecnologías que ya eran conocidas en los tiempos bíblicos. Y tal vez nuestro fracaso real es que durante muchos años, cada vez que hemos leído sobre el bloqueo a la población de Gaza, hemos dado la vuelta a la página siguiente. Hoy también sabemos que en nombre de la seguridad y el derecho a la tierra vamos a continuar ampliando los asentamientos y vamos a mantener a millones de palestinos bajo la ocupación y el asedio, y no interiorizamos el hecho de que
estamos trabajando ambos en alimentar las próximas generaciones para el odio y la venganza.

Ariel Rubinstein
(Traducido por Antoni-Italo de Moragas el 29/7/2014)

Las primarias abiertas del PSC, #indyxMartí y una pregunta desesperada

La decisión de un colectivo de independentistas, agrupados en torno a la campaña #indyxmartí, de pedir el voto para Jordi Martí en las primarias abiertas del PSC de Barcelona ha generado reflexiones y discusiones de todo tipo con un denominador común: la ausencia de un marco teórico donde ubicar los análisis. Tertulianos y periodistas se han apresurado a hacer juicios morales de los potenciales votantes independentistas de las primarias o juicios políticos de la decisión del PSC de realizarlas sin, ni siquiera, definir correctamente lo que está pasando.
En los EEUU, país donde las primarias abiertas están mucho más extendidas que aquí, llaman crossover a la acción de votar en las primarias del partido por el que no eres simpatizante. Y diferencian entre tres formas distintas:
El voto sincero (sincere voting) en que el ciudadano, a pesar de no simpatizar con el partido, decide votar en las primarias porque hay un candidato al que sí votaría en las elecciones posteriores. Este tipo de comportamiento debe contextualizarse en una sociedad, como la americana, en la que los partidos políticos tienen un peso moderado.
El voto asegurador (hedging) en que, a diferencia del voto sincero, el ciudadano no tiene previsto votar el candidato a las elecciones posteriores. Votando, en las primarias, al candidato preferido del partido que no tiene previsto votar en las elecciones, el ciudadano se anticipa al escenario en que su partido preferido no gana las elecciones y minimiza las consecuencias negativas.
El voto de asalto (raiding), en que el ciudadano participa en las primarias y vota al candidato que considera que tiene menos opciones de ganar las posteriores elecciones en las que, obviamente, no lo apoyará. El argumento de esta estrategia es simple: cuantas menos expectativas electorales tenga el candidato de un partido al que no quieres votar, menos votos tendrá este partido y, por tanto, más expectativas electorales tendrá el candidato de tu propio partido.
De todas estas conductas la más controvertida es la del raider. El ejemplo más célebre de raiding es, posiblemente, la Operación Caos, orquestada por el comentarista conservador Rush Limbaugh durante las primarias del Partido Democrata de EEUU de 2008. En aquella ocasión, Limbaugh pidió a los votantes republicanos que participaran en las primarias de los demócratas y que votaran por una Hillary Clinton en horas bajas tras perder las primarias (contra Obama) en once estados. Obama ganó las primarias y posteriormente las elecciones, de manera que la Operación Caos no prosperó.
Un ejemplo, menos célebre, pero más exitoso, de raiding se dio en las primarias de los republicanos de Vermont para el Senado en 1998, donde Fred Tuttle, un granjero jubilado de Tunbridge, un pueblo de un millar de habitantes, competía contra el consultor multimillonario de Massachusetts Jack McMullen. Tuttle decidió participar en las primarias con el único objetivo de derrotar al “forastero” McMullen. Pero Tuttle no quería ser senador, no quería abandonar el pueblo donde había vivido toda su vida para instalarse en Washington. Sorprendentemente, ganó las primarias con un 55 % de los votos. Las elecciones posteriores fueron unas de las más absurdas de la historia: durante la campaña electoral Tuttle pidió el voto para su rival, el popularísimo senador demócrata Patrick Leahy. Afortunadamente para el entrañable granjero, Tuttle obtuvo sólo el 22 % de los votos y pudo quedarse en Tunbridge donde moriría cinco años más tarde.
A diferencia de la Operación Caos, en este caso no tenemos constancia de la existencia de ninguna coordinación para influir en el proceso de primarias. Ahora bien, si comparamos la ratio voto en las elecciones a senador entre voto en las primarias de ese año con las últimas dos elecciones de senador obtenemos lo siguiente:
Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 09.35.25
En el primer gráfico observamos cómo la proporción entre el número de votos obtenidos en las elecciones y la participación en las primarias desciende dramáticamente en 1998, de hecho Tuttle obtiene menos votos en las elecciones que la participación de las primarias. En el segundo gráfico se observa que la participación en las primarias en 1998 es muy superior a la habitual. Estas dos observaciones nos indican que, efectivamente, hubo raiding, es decir, hubo votantes del Partido Demócrata que participaron en las primarias del Partido Republicano con el objetivo de escoger el candidato menos competente.
Una vez repasados estos dos ejemplos, es el momento de preguntarse si el raiding es un fenómeno habitual en los procesos de primarias abiertas y hasta qué punto altera los resultados de las mismas. Álvarez y Nagler analizan las primarias de California y observan que el raiding no es habitual. La explicación es que para que el raiding cambie los resultados de unas primarias se necesita una coordinación demasiado compleja entre los votantes ya que la mayoría de estos seguirán votando por el candidato que prefieren.
Que el raiding no sea ni efectivo ni habitual no significa que el crossover no modifique los resultados de las primarias. Sobre esta cuestión la evidencia empírica no es conclusiva. Para que los votantes crossover influyan en los resultados de las primarias son necesarias dos condiciones: en primer lugar, que la diferencia entre los candidatos sea menor que la cantidad de votantes crossover y, en segundo lugar, que los votantes crossover voten diferente que el resto de votantes.
Llegados a este punto ya tenemos los elementos necesarios para analizar el fenómeno #indyxmartí. De acuerdo con la clasificación de votantes crossover, los independentistas que piden el voto para Jordi Martí serían votantes hedging y el hedging, a diferencia del raiding, no debería ser motivo de crítica; además, podría influir positivamente el resultado electoral del PSC. En cuando a la capacidad de influir sobre los resultados de las primarias, es complicado hacer pronósticos pero se dan las dos condiciones necesarias expuestas. Por un lado, el hecho de que haya hasta seis candidatos hace pensar que los resultados entre los dos candidatos más votados serán relativamente ajustados. Por el otro, el descenso de militantes y simpatizantes que ha experimentado el PSC en los últimos años, hace sospechar que el número de votantes crossover puede ser elevado en términos relativos. Es, por tanto, razonable pensar que los votantes crossover sean determinantes. Sobre todo en la primera vuelta.
En definitiva, la campaña independentista a favor de Jordi Martí puede influir en el resultado de las primarias del PSC en Barcelona pero no se puede juzgar como un problema de honestidad por parte de sus impulsores. Marketing político aparte, el sentido de las primarias abiertas es, precisamente, que el candidato del partido no sólo sea el preferido de su militancia o de sus simpatizantes sino de un sector más representativo del electorado. Si, finalmente, el alcaldable del PSC en Barcelona fuera independentista, no sería el resultado de ninguna campaña mezquina sino de un cambio en las preferencias políticas de los barceloneses.
Hemos hablado de las primarias del PSC, de la campaña #indyxmartí pero hemos llegado al final y ni rastro de la pregunta desesperada que encabezaba el artículo. No sería la primera vez que se anuncia una pregunta que no se tiene previsto formular. Pero hemos hablado de honestidad y no sería honesto hacerlo. Así que, sigamos adelante: ¿es deseable que la posición sobre la consulta y la independencia de Cataluña sea el criterio a seguir para elegir un candidato a alcaldable? ¿Tan irrelevantes son las propuestas en movilidad, urbanismo, salud pública, enseñanza, vivienda, cultura, empleo y un largo etcétera? Vaya, lo que debía ser una pregunta, han acabado siendo dos. Ahora sí: no hay más preguntas, señorías.
Artículo para Politikon publicado originalmente en catalán en el Cercle Gerrymandering.

diumenge, 16 de març de 2014

Fer números del número de Pisarello


La decisió, per part del Consejo Político Federal d'IU, de no incloure el candidat d’EUiA en posicions de sortida per a les eleccions al Parlament Europeu, va provocar que Gerardo Pisarello retirés el seu oferiment a encapçalar la llista d’EUiA, amb la conseqüent decepció de l’organització catalana. Més enllà de la idoneïtat de la llista confeccionada per IU i de les aptituds de Pisarello, era esperable que el candidat d’EUiA estigués al Parlament Europeu?

D’acord amb la llista electoral de les eleccions del 2009, sí. Recordem que en aquells comicis, la candidata d’EUiA, Núria Lozano, ocupava la cinquena posició mentre les actuals enquestes donen fins a 9 eurodiputats a la coalició encapçalada per Willy Meyer. Es podria entendre que l’ampliació de la llista a moviments polítics com ANOVA o el CHA comportés la pèrdua d’alguna posició però no que caigués fins a l’onzena.

Ara bé, les coses canvien, i molt, quan es fan números i s’analitza la relació vot/escó. Per tenir una idea, a les eleccions de 2009, cada eurodiputat va costar, al voltant de 300.000 vots, de manera que el segon eurodiputat d'ICV-EUiA requeriria d’uns 600.000 vots per a la coalició a Catalunya. Per a aconseguir-los, ICV-EUiA hauria de multiplicar per cinc els seus vots al 2009, fita altament improbable malgrat un hipotètic efecte Pisarello.

En definitiva, en una conjuntura política marcada pel conflicte d’interessos interterritorial no només era esperable que IU no inclogués el candidat d’EUiA en posicions de sortida sinó que el més plausible, números en mà, és que no inclogués tampoc el d’ICV. Ara bé, ICV, a diferència d’EUiA, tenia la possibilitat d’optar a l’eurodiputat concorrent amb EQUO i això hagués desgastat la llista d’IU. Com cantaven els Mártires del Compás, “las matemáticas no aman pero tampoco fallan”.